Thursday, 23 June 2011

Leipziger Buchmesse 2011

Saludos a todos los lectores del blog. Esto cada vez cuesta más de actualizar... pero hoy retomaré el ritmo, ya que esta semana hay muchas cosas que anunciar. Si os fijáis, a la derecha aparece la portada de algo así como un fanzine nuevo. Es lo que parece. Pero ahora os dejaré con la intriga, al menos hasta mañana, porque por fin he acabado esta entrada especial, que os transportará a la Leipziger Buchmesse, la Feria del Libro de Leipzig, un evento alemán al que he tenido la suerte de asistir este año.

Primero, un par de datos. La Leipziger Buchmesse se celebra desde el siglo XVII. Fue la mayor feria del libro de Alemania hasta el 1945, cuando fue superada por la Feria del Libro de Frankfurt. Actualmente es la segunda, con más de 100.000 visitantes cada año. El evento es grandioso y tiene mucha relevancia en Europa. Y, como la cosa va de libros, no puede faltar el manga, cuyo volumen editorial es bastante mayor allí que en España. El manga es presente en cualquier librería alemana, y no sólo el manga de la Shonen Jump como Naruto o Bleach. En las librerías y en las bibliotecas podéis encontrar no sólo shonen, sino también shojo, seinen y, como no, yaoi.

A continuación podréis leer sobre mi impresión de la edición del 2011. Se celebró del 17 al 20 de marzo. Yo fui el sábado 19, cuando había más gente y más movida.

Así se veía el panorama al llegar por la mañana. Llegué a la feria con tranvía. En mi vagón iban un par de cosplayers de Hetalia. La gente que no iba cosplayada las miraba raro, hasta comentaban cosas, pero las mujeres ni se immutaban. Con un par, sí señoras.

Para que os hagáis una idea de cuánto ocupaba el área dedicada al manganime (es la parte rosita del plano). Se puede hablar de una octava parte de la feria. Cosa que no está nada mal, porque aquello era enorme.

La feria abría a las 10. Así se veía la entrada al pabellón del manganime diez minutos antes de que abriesen las puertas. La verdad es que no se pueden quejar porque no haya asistencia. Durante el día hubo momentos en los que era difícil desplazarse dentro del recinto. Al menos consuela sabes que no es algo que sólo ocurra en Barcelona. La entrada costaba 8€ si eras estudiante y la comprabas por internet. Una entrada normal en taquilla costaba 12,5€. Bastante más caro que en los salones españoles, pero hay que tener en cuenta que es otro tipo de evento.

Antes de empezar con lo que sería la parte manga de la feria, voy a hacer una breve mención de las demás. En las demás zonas se circulaba mucho mejor y el ambiente era más tranquilo. Los stands eran grandes y estaban distribuidos por temas. Así, había zonas de novela, literatura especializada, libros de arte, libros infantiles... Por toda la feria había varios cafés y sitios para sentarse y leer tranquilamente. También había un pabellón con stands de editoriales extranjeras. Allí encontré libros en muchos idiomas europeos, no podía faltar el español y...

... el ruso. Porque todos seremos uno con Rusia y muchos ya habéis firmado.

Bueno, ahora que he cumplido, puedo centrarme en la zona manganimera, que es lo que interesa (en realidad pasé allí el 99% del tiempo). Y lo primero que busqué al llegar era, sin duda, la zona de fanzines.

El lugar se llamaba Dojinshi-Markt y tenía stands para dibujantes aficionados. Los stands eran gratis, solamente hacía falta apuntarse en una página web y pagar la entrada del evento (no había pases para fanzineros). La gran diferencia de este evento es que no se permitía material basado en series existentes. Nada de fanart, nada de doujin pervirtiendo a los "machos" de la Shonen Jump.

Les eché fotos a discreción a los stands y a las dibujantes, a pesar de que intentaban esconderse de mí. Vendían bastantes pósters y postalitas, algunas chapas y cositas artesanales. Pero, para mí decepción, había muy pocos fanzines. De hecho, la mayoría de los stands NO tenían fanzine. Y eso, según Ficomic, es pecado.

Los dibujantes que sí tenían fanzine se vendían caro. Había fanzines por 5, 7, 10 euros. Mi voluntad de apoyar a los indies alemanes se esfumó al instante y decidí ir a explorar otras zonas del recinto como...

... ¡el bar gay! Bueno, en realidad era un café familiar, pero tenía una pinta bastante ambigua. Había muchos lugares para comer y había ESPACIO para comer, lo cual era de agradecer.

Aparte de eso, había muchos stands con merchandising, mangas, artículos de cosplay, merchandising de grupos de j-rock. Vamos, lo típico que se puede encontrar en un salón.

Este stand era bastante especial. Pertenecía a la editorial Fire Angels, que publican yaoi y yuri occidental. Se trata de una editorial bastante indie a mi parecer, pero que está presente en todas las tiendas de cómic alemanas, lo cual no es moco de pavo.

Aunque no se aprecie muy bien, la bandolera amarilla que hay en la parte superior de la foto tiene estampada una ilustración de una compañera fanzinera de aquí, Malena, del fanzine The Yuri Project. Por lo tanto, en esta editorial aceptan tanto a alemanes como a personas de otras nacionalidades. Es una oportunidad más para publicar en Europa.

No tengo mucho más que comentar sobre los stands, ya que el resto de la jornada me lo pasé haciendo el ridículo en el DDR, distrutando de las actividades en el escenario y persiguiendo cosplayers alemanes.

Vamos a ver qué se cocía en el escenario.

Durante el evento se hicieron varios coniciertos de taiko, tambores japoneses. Fue un espectáculo muy enérgico, casi como un deporte. Los músicos dedicaron el concierto a Japón, queriendo transmitirle fuerza al pueblo japonés.

Además del los Taikos, pude disfrutar de una obra de teatro de Final Fantasy muy larga, con música, bailes y efectos especiales.

Y no podía faltar el concurso de cosplay, actividad que normalmente me pierdo por estar currando en el stand, pero que esta vez he podido ver de principio a fin.

Aquí podéis ver a todos los participantes y a los presentadores (a la derecha, la chica de Tenjou Tenge y el chico de civil). Podéis clicar las fotos para verlas más grandes. El primer premio del concurso de cosplay era la oportunidad de participar en el European Cosplay Gathering, cuya final se celebrará en la Japan Expo de París. Y, mira por dónde, Life in a Glasscase también estará allí.

Y aquí los ganadores. Hay que reconocer que el concurso fue muy entretenido, con mucho humor y diferentes tipos de actuaciones. Los presentadores también se lo curraron, no dejaban de animar al público gritando "Kekse!" ("galletas" en alemán), cosa que animaba a la audiencia que no veas: se ponían a gritar y a aplaudir como locos.

Una mención especial al cosplayer de Jack Sparrow, que no sólo tenía un traje y unos complementos muy logrados, sino que además actuaba igual que su personaje.

Y otra mención especial a esta chica, que iba de un personaje de un manga alemán titulado Grimoire. No es nada habitual ver cosplays de personajes de mangas no japoneses, pero sería genial que esta tendencia fuese en aumento. ¿Os imagináis ver a gente vestida de personajes de mangas españoles? Quién sabe, quizás algún día sea algo común.

Bien, eso fue el cosplay del escenario, que fue de lujo. Pero en el evento había decenas de cosplayers igual de buenos esperando a ser fotografiados. El nivel era altísimo, con unos trajes muy detallados, unos cosplayers guapos y mucha variedad.

No podía faltar el cosplay de Hetalia, con muchos prusos pululando por el recinto.

Otro Gilbo molón.

Grupillo hetaliano.

Dos chicas cosplayando a Bernkastel y Lambdadelta de Umineko no naku koro ni.

La bruja Beatrice, de la misma serie.

No sé de qué iba, pero molaba.

Alicia en el País de las maravillas.

Más gente molona que no sé de qué iban. Cuando llegué se acababan de sentar y cuando les pedí una foto, me pidieron que se la hiciese tumbadas. Y no es de extrañar, con esos taconazos se cansa cualquiera.

Vocaloids con al estilo Matryoska.

Esta Panty triunfaba. Se formó una multitud (mayoritariamente chavales con cámaras) que no le dejaban irse.

Lulu, CC y Suzaku (que intenta hacerse el macho sin mucho éxito).

También había cosplay de uno de los clásicos de Ghibli: El viaje de Chihiro.

¡Un Yoiteeeee! Yo me quería quedar a vivir en Alemania, de verdad, sólo resistí la tentación por el fanzine, que conste.

Y un Hisoka. Si es que no se puede pedir más.


Ohkami increíblemente bien hecho, que caminaba, se sentaba, ponía ojillos brillantes y te daba la patita.

Allen y Lavi, foto dedicada especialmente a Pao. Esta vez no hay Tykis ni Crosses, rompo la tradición. Quizás la próxima.

Bak Chang. Porque, a pesar de que hay mucho cosplay de D.Gray-man, siempre hay personajes que necesitan más amor.

Onizuka-sensei, tan amo como siempre. Un detalle curioso de la foto lo lleva el chaval que está en el suelo a la derecha. Sí, los alemanes, la formalidad personificada, ¡también llevan carteles de "free hugs"! La prueba está allí. Eso sí, había muy poquitos, nada que ver con Barcelona.

Rena de Higurashi naku koro ni.

Pasamos al apartado de cosplay yaoiero o yaoizable, según quien lo mire.
Motochika y Motonari de Sengoku Basara. Ir de Motochica siendo chica tiene mérito (y el juego de palabras es tonto, pero qué se le va a hacer).

Peña de Togainu no Chi en el rinconcillo donde hacían acampada.

Akira y Shiki con cara de no haber roto un plato.

Cosplay de otra serie de Nitro+, Lamento.

Yagyuu y Buntita de Rikkaigay... uy, Rikkaidai. No es canon, pero todo es posible.

Soubi y Ritsuka de Loveless.

Grupo súper épico de X de Clamp.

Hikaru y Kaoru Hitachiin, los gemelos amorosos y los reyes del cest.

Vale, mentí. Aquí va una foto de Kanda ukeando brutalmente a Lavi. O al revés, Kanda montando a Lavi. Sea como sea, Lavi parece que se lo pasa bien. Pao, esto va por ti.

Al final del día, después de pasar tantas horas haciendo lo que mejor se me da, es decir, el friki, llegó la hora de cierre y, junto con centenares de otakus con pelos de colores, espadas de formas extravagantes, y bolsas con tomos, nos dirigimos todos, como una hermosa comunidad que salva este planeta de la insipidez global, hacia la parada del tranvía.

Esto es lo que he podido traer desde Alemania. Mañana, revelaciones asombrosas en el resucitado blog de Life in a Glasscase, ¡no os lo perdáis!

4 comments:

Pao said...

XDDDDDDDDDDDDDD LA MADRE QUE TE PARIÓ ARIMA. Pero bueno, no me quejaré, me gustan las fotos (?) Tradición forever.

Sara (Arya/Ion) said...

¡VEO LAVIYUU! *O* *se emociona*
Jo, yo tambien quiero ir a eventos así de grandes...a los pocos que he podido ir...pequeños, mal organizados y con mucho mercha falso D: (bueno, el de Alicante se salva un poco xD).

Akiko || Limnauth said...

Otia puta, que has podido ver en persona a DinoCavallone de Deviantart DDDDDDDDDD: me encanta esa mujer y todos los cosplays que hace T^T

Nerea GS said...

GILBOOOSSSS *W* alaa que chulada!!